Menopausia

La menopausia es un evento previsible a cierta edad en cualquier mujer sana.

En nuestro contexto, conlleva sin embargo un montón de implicaciones psicológicas, médicas, además de las emocionales y fisiológicas e incluso familiares y sociales.

Todo ello genera interés económico y así, lo que es un proceso natural se pretende retrasar porque, entre otras cosas, la vida y sus diferentes etapas se han prolongado.

Las mujeres optan por maternidades tardías que con mucha frecuencia topan con la evidencia de que los ovarios ya no acompañan.

Y cuando no es ésa la cuestión, la exigencia social, laboral, familiar de mantenerse joven, lleva a las mujeres a prevenir y tratar los síntomas de la menopausia como si de una enfermedad se tratara.

Son signos incómodos, representativos de riesgos (osteoporosis, pérdida de la cardioprotección estrogénica, hipercolesterolemia), muestra de declive (redistribución de la grasa, sofocos) o directamente poco sexys (cambios de humor, sequedad vaginal): estamos hablando de envejecimiento ¡qué horror!

Así que cualquier propuesta para combatir estos síntomas es bienvenida…sólo en principio porque ¿existe la rosa sin espinas?

¿Pueden los tratamiento “sin efectos secundarios” tener realmente algún efecto beneficioso notable, más allá del efecto placebo?

El uso de la medicina complementaria y alternativa se ha incrementado en los últimos años también para el tratamiento de la menopausia .

 

Te invito a leer un interesante artículo sobre el tratamiento de los síntomas menopáusicos mediante Terapias Alternativas y Complementarias.

MenopausiaLas conclusiones son:

– Existe alguna evidencia a favor de fitosteroles y fitoestanoles para disminuir el LDL y el colesterol total en las mujeres posmenopáusicas. Igualmente la ingesta regular de fibra es eficaz en la reducción del colesterol total.

– También existe evidencia clínica de la eficacia de una combinación de calcio y vitamina D en la reducción de la pérdida de densidad ósea y de la incidencia de fracturas. A este efecto beneficioso también contribuye caminar y hacer además ejercicios con carga de peso.

– La cimicifuga racemosa parece ser eficaz para aliviar los sofocos, en la menopausia temprana. Mientras los conocidos fitoestrógenos, incluyendo las isoflavonas y lignanos, parecen tener sólo un efecto mínimo sobre los sofocos , pero tienen otros efectos positivos, por ejemplo, sobre los niveles de lípidos y la pérdida de densidad ósea .

– Respecto a otras terapias alternativas comúnmente utilizadas, como probióticos, prebióticos, sulfato de deshidroepinadrosterona, acupuntura u homeopatía, cuando realmente se miran en los escasos estudios controlados con placebo, los resultados son poco convincentes.

Puedes leer aquí el artículo completo en inglés 

¡Le da un interesante repaso a las terapias alternativas y complementarias, desde las hierbas medicinales hasta la reflexoterapia!

(ilustración de Sandra Seroubian)

 

 

 

Si te ha interesado esto, lee también…